144 AÑOS DE LA PRIMERA REPÚBLICA (1873-74)

            Hoy día, la idea de república en el Estado español se asocia de forma generalizada con una imagen de caos. Se ha ligado la ideología y experiencia política republicana con el fracaso, debido a que, durante décadas, bien se han dedicado medios de comunicación e instituciones públicas y privadas en extender dicha idea entre la población. Sin entrar en profundidad en los por qué, en cuáles pueden ser las causas de esta mala propaganda, podemos sacar algunas conclusiones al echar un vistazo a la principal familia del Estado, o en ver la rápida respuesta de los poderes fácticos del país para acabar con ambas experiencias en 1874 y, fundamentalmente, 1936.


republica


              Sin embargo, la realidad difiere enormemente de esta imagen. Valga como ejemplo, la breve, pero intensa, primera experiencia republicana española. Aún dándose en un periodo muy convulso, teniendo que lidiar con el conflicto colonial en Cuba, el levantamiento cantonal o un nuevo alzamiento carlista, fue una etapa muy fructífera para una España ideológica y socialmente anquilosada en sus arcaicas tradiciones. La Primera República puso en práctica medidas como la transformación de la propiedad agraria, la implantación de la enseñanza obligatoria, la reducción de la jornada laboral o la prohibición del trabajo infantil, entre otras. La constitución de 1873, la cual no llego a ser aprobada, representó el primer intento formal de organizar el Estado de forma federativa, reconociendo su pluralidad nacional, y la separación clara entre sus instituciones y la Iglesia. Frente a la imagen de fracaso y gobiernos caóticos que nos quieren imponer, la primera república significó el surgimiento de un clima de apertura intelectual y vida cultural hasta entonces no visto en nuestro País. El desarrollo de la prensa, la libertad religiosa, la búsqueda de conseguir educar a la analfabeta población,  fueron sus principales características a destacar, enmarcado en el intento de crear una sociedad más justa para todos. No obstante, su mayor contribución a la sociedad vino con el desarrollo del republicanismo en el ámbito político y social, y del movimiento obrero durante su vigencia, gracias a la libertad de asociación que auspició y a la aparición de la Asociación Internacional de Trabajadores.

        Por desgracia, las mal llamadas élites del país, ese viejo régimen inmovilista y parásito, que confeccionan a partir de sus intereses privados el orgullo patrio, y de las que parece que jamás conseguiremos deshacernos, golpearon y acabaron con este incipiente régimen federal y republicano que venía a traer aires frescos y renovadores para España.

             En definitiva, un periodo breve, pero intenso, cuyas reivindicaciones siguen aún hoy día, y tras haber pasado casi ya una centuria y media, estando tan vivas y vigentes como entonces. Por ello, desde LUMBRE, hemos querido hacerle un pequeño homenaje a una etapa de nuestra historia que abrió la puerta de muchos de los derechos que más tarde se consiguieron y que ahora se nos quiere quitar, y de otros aún todavía por lograr.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s