A 69 años de la Nakba: Palestina ocupada y resistencia

El 15 de mayo de 1948 nace el Estado de Israel. Es precisamente esa fecha la que marca el inicio de la “catástrofe” palestina, la Nakba, que significó la expulsión de entre 750.000 y 900.000 palestinos de su tierra y la ocupación militar de su territorio por parte del estado sionista de Israel. Sin entender la Nakba y su significado político, no se explica la historia reciente de Palestina, no se entiende la existencia actualmente de más de 5 millones de palestinos y palestinas refugiadas privadas de volver a su hogar, de 7000 palestinas y palestinos presos en cárceles israelíes, de un bloqueo criminal de la franja de Gaza, de la connivencia y silencio cómplice internacional. Cada 15 de mayo, mientras en Israel se celebra el aniversario de su nacimiento como estado, en Palestina se honra la memoria de un pueblo desterrado, se denuncia con rabia una situación de usurpación y de violación flagrante de los Derechos Humanos. Para comprender su significado y cómo se ha llegado a esta situación, como defendemos siempre desde Lumbre, hace falta bucear en la historia.

Una historia de colonización

La resistencia de la población mayoritariamente árabe de la franja del Levante mediterráneo que llamamos Palestina por su independencia nace desde la partición del Imperio Otomano tras la Primera Guerra Mundial. El Tratado de Sevrès, firmado en 1920, supuso la fragmentación de dicho Imperio y el surgimiento de una serie de mandatos europeos, fundamentalmente británicos y franceses, tras el acuerdo de 1916 de división de áreas de influencia Sykes-Picot. Para el caso inglés, se crea el Mandato de Palestina, que ocupa las actuales Palestina y Jordania (entonces Transjordania), divididas por el río Jordan. La historia del mandato británico de Palestina, entre 1920 y 1948, estuvo caracterizada no sólo por una colonización europea del territorio, con la consiguiente violencia y dominio estructural, sino por la llegada masiva de población judía. Esta emigración, motivada tanto por la represión antisemita que vivieron las poblaciones judías en Europa como por una estrategia sionista de creación de un estado propio, debe vincularse asimismo a un plan del imperialismo y colonialismo por crear un estado sionista que controlase la región y enfrentase el creciente sentimiento panarabista.

madato palestina

Mandato de Palestina británico, con la división entre Palestina (izq.) y Transjordania (der.). (Fuente)

El sionismo, la colonización y la primera resistencia

El sionismo como movimiento político suele asociarse a un nombre: Theodor Herlz. Se considera que este periodista húngaro judío es el padre del sionismo, el que sienta sus bases políticas y algunos de sus símbolos, como la bandera de Israel. Esta ideología política defiende la idea de que los judíos, por profesar dicha religión o provenir de una familia judía, pertenecen a una comunidad mayor, una nación judía que, por supuesto, en la línea del pensamiento nacionalista del siglo XIX, debe tener su propio territorio o país. Estas ideas, fomentadas y propulsadas por las burguesías judías europeas y auspiciadas por el imperialismo británico, fueron tomando forma organizada a lo largo del siglo XIX. Herlz fue el organizador del Primer Congreso Sionista en 1897 y de la Organización Sionista Mundial, que realizó esfuerzos ante el Imperio Otomano por permitir, a cambio de ayudas económicas, el asentamiento de judíos en dicho territorio. No obstante, hay que indicar que se barajaron otros posibles asentamientos de la población judía en los que crear un nuevo país, tanto a nivel teórico (Argentina), como más realistas, destacando la proposición británica de asentarse en Uganda a comienzos del siglo XX. Y hablamos de Gran Bretaña ya que, en este contexto, y ante la necesidad de fragmentar y controlar el mundo árabe en Oriente próximo, los británicos dan carta de naturaleza a las aspiraciones sionistas en Palestina. La Carta de Balfour, enviada por el secretario de exteriores británico, a Walter Rothschild, de la organización sionista británica, en 1917, promete que el gobierno inglés facilitará el asentamiento judío en la región de Palestina, algo que comenzará a ocurrir de forma masiva tras 1920. Si bien la llegada de población judía (fundamentalmente de ideología sionista) comenzó a fines del siglo XIX, con sucesivas oleadas (o Aliyá), tras esta fecha, se multiplican: la población judía en Palestina pasa de ser de 24.000 en 1880 a 630.000 en 1947. Y es en este periodo que comienzan la adquisición de tierras, ya sea a través del mandato británico, con unos alquileres muy beneficioso de unas tierras que previamente habían sido arrebatadas a campesinos y propietarios palestinos; o a través de la compra a los terratenientes árabes o palestinos, normalmente que vivían fuera del país. Se crearon Kibutz o explotaciones comunitarias judías de tierra (Ver foto), que comenzaban a considerar suyo el país y a atraer a nuevas familias y grupos judíos. No obstante, hemos de indicar que para 1948, sólo un 6% de las tierras de palestinas eran propiedad de familias judías.

kibutzAgricultores judíos en un Kibutz en Palestina. Año 1912. (Fuente)

El movimiento nacionalista palestino tiene su origen en el siglo XIX, cuando, formando parte del sur de la Siria Otomana, ciertos sectores sociales reivindicaban su autonomía frente a la dominación turca. En este contexto de fines del siglo XIX, y ante la ideología sionista que pretendía situar en Palestina su nuevo país, encontramos ya declaraciones de líderes políticos palestinos en contra de esta idea, como expresa el parlamentario palestino Yussuf Diya al-Khalidi, quien en 1899 escribió a Herlz “El dinero no puede comprar Palestina, que sólo podrá ser tomada por la fuerza de los cañones y los buques de guerra […] los sionistas jamás seréis dueños de este país”.

Con el establecimiento del Mandato británico y la multiplicación de la llegada de sionistas tras Balfour, la resistencia continúa, normalmente ligada a las burguesías locales que conformaban el movimiento nacional. No obstante, tras las revueltas del año 1929, destaca el surgimiento de organizaciones de claro componente popular, como la la Mano Negra, de carácter antisionista y antibritánica, organización armada liderada por Izzedin al-Qassam, quien logró organizar militarmente a grupos de campesinos empobrecidos y proletarios de los entornos de la ciudad de Haifa, verdadero bastión del movimiento palestino. La represión británica y el asesinato del líder guerrillero en 1935, supondrá un aumento de la conflictividad, con las huelgas generales del año 1936. La tensión fue en aumento por la creciente presencia judía y la creación de organización paramilitares sionistas, como Irgún, Haganá o Stern, lo cual generó un aumento de la respuesta palestina, aunque siempre en inferioridad de condiciones. Gran bretaña había permitido y sido cómplice en la creación de un polvorín, que no tardaría en estallar.

1936riots1Rebelión antisionista en Palestina en 1936. Según leila Khaled, la huela general duró entre abril y octubre (Fuente).

La creación del estado de Israel

Ante esta situación conflictiva y delicada, la Comisión real británica propondrá ya en 1937 partir Palestina en dos estados, idea que el moderado Partido de la Defensa Nacional palestino y el emir de Transjordania Abdullah (que posteriormente los británicos proclamarían rey de Jordania), aceptarían. Tras 1945, con la progresiva independencia de países árabes en la región (Irak, Jordania, etc.), en noviembre de 1947 las Naciones Unidas aprobaron la resolución 181 de finalización del Mandato Británico y creación de un plan de partición de Palestina en un estado judío y otro árabe, sancionando, de hecho, la existencia del futuro estado de Israel. El mundo árabe condenó dicha resolución.

El 15 de mayo, fecha en la que los británicos abandonaban Palestina, Ben Gurion, en nombre de un sionismo bien organizado proclamará en el Museo de Tel Aviv, y presidido por un cuadro representando a Herlz, el nacimiento del estado de Israel. Poco antes, guerrillas de palestinos, así como ejércitos de diversos países árabes (Egipto, Siria, Jordania, Líbano e Irak), intentaron acabar con el recién creado estado, comenzando la Primera Guerra Árabo-Israelí. Esta guerra, que enfrentó a unos ejércitos árabes (Ejército Árabe de Liberación) poco numerosos y mal organizados contra una maquinaría militar israelí ya bien organizada (habiendo unificado los anteriores grupos paramilitares), equipada y financiada, duró unos pocos meses. La guerra consistió en un avance militar israelí para ir controlando diversas zonas del país. Comenzaba la Nakba. Empezando por las llanuras costeras y la franja oeste del río Jordán, para después ir avanzando hacia las ciudades más importantes del país, Israel controlaba el territorio a costa de desplazamientos, asesinatos y las masacres de poblaciones enteras. La propaganda de terror sionista fueron muy efectivas, gracias a verdaderos actos terroristas y masacres, como la de Der Yasin en abril de 1948, una aldea cerca de Jerusalén, donde las tropas sionistas masacraron a 254 campesinos desarmados y posteriormente pasearon a los supervivientes desnudos en camiones para difundir el pánico en el resto de la población palestina, obligándola a dejar sus hogares. Menahim Beguen, responsable de esta masacre y posteriormente primer ministro israelí, dijo “no sólo es justificable, no era posible el nacimiento del Estado de Israel, sin la victoria en Der Yasin”. Otro episodio esclarecedor de la violencia sionista fue la deportación masiva de 60.000 habitantes de Led y Ramleh que tuvieron escasas para huir expulsados por tropas comandadas por Itzak Rabin, dirigiéndose hacia Ramallah. El terror provocó que ciudades enteras se rindieran ante el avance israelí, como ocurrió con la ciudad de Haifa, que fue ocupada sin apenas resistencia. Jaffa, otra ciudad costera cerca de Tel Aviv, huyó casi en su totalidad a la franja de Gaza. En noviembre de 1948, controló Galilea, zona montañosa en que se tienen contabilizadas 24 matanzas en aldeas. La victoria sionista se iba materializando conforme iba firmando armisticios de los diferentes países árabes en pugna, tras los cuales aumentaban el número de refugiados que huían de su tierra. La desunión y debilidad del mundo árabe se puso de manifiesto ante la falta de una defensa unificada de Palestina.

exodo.nakba

Exilio de población palestina durante la Nakba (Fuente)

El resultado de la Nakba. Un porcentaje importante del territorio palestino se vació de población árabe: un 60-70% de la población de Palestina abandonó el país en 1948, unas 530 ciudades y pueblos fueron abandonadas, sin hablar de las masacres y asesinatos. Israel pasó a controlar más de a mitad del territorio de Palestina, mientras Egipto, por el sur y Jordania, por el este, controlaron los territorios del estado árabe palestino: la franja de Gaza y Cisjordania. Es de destacar cómo dicha guerra se desarrolló mientras el mundo no-árabe reconocía la validez del estado de Israel, incluida la URSS, el 18 de mayo de 1948.

La historia de Palestina: un genocidio silenciado

Desde esa fecha, se han sucedido guerras entre un estado israelí cada vez más fuerte y más poblado, con gran apoyo occidental, tanto armamentístico como diplomático, y un mundo árabe cada vez más debilitado, tras el retroceso del nasserismo y panarabismo fundamentalmente tras la década de 1970. Las derrotas militares del mundo árabe (Guerra de los 6 días en 1967, Guerra del Yom Kipur en 1973 o los propios Acuerdos de Camp David de 1978), y los enfrentamientos internos fruto de la rivalidad de los países y las injerencias occidentales, supusieron un aumento del territorio palestino controlado por Israel, así como una extensión de los asentamientos y las violaciones de derechos humanos. Sólo tras los Acuerdos de Oslo en 1993 entre el estado de Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP, una reunión de diferentes organizaciones políticas palestinas), sentó las bases de un estado palestino, creando en 1994 la Autoridad Nacional Palestina -ANP- que gobernaría Cisjordania y la franja de Gaza, que sería definitivamente desocupada en el año 2005 por Israel. No obstante, hay que indicar cómo, fruto de los Acuerdos de Camp David, hoy en día Israel y su administración civil gobierna sobre grandes extensiones de Cisjordania, controlando la ANP sólo el 18% de Cisjordania.

territorios

Evolución de territorio controlado por judíos (en naranja) y árabes (en verde) (Fuente).

Asimismo, se han sucedido los ataques a campos de refugiados y ciudades de mayorías árabes, con el avance de los asentamientos judíos. Así, por ejemplo, cabe destacar el caso de la ciudad de Hebrón, conquistada por Israel en 1967 y, que ha ido aumentando el número de colonias judías desde entonces en su entorno, y que es fuente cotidiana de noticias de violencia y asesinatos. Asimismo, debemos indicar el ataque del ejército israelí a los campos de refugiados palestinos de Sabra y Chatila, en el Líbano en 1982. Este ataque, que pretendía acabar con la resistencia palestina de la OLP que operaba en esos territorios fronterizos, costó la vida a más de 12000 civiles, causando unos 30.000 heridos y dejando a 200.000 personas sin casa.

El sionismo no sólo golpeaba a la propia Palestina, sino al mundo árabe circundante. La invasión de la península del Sinaí y la franja de Gaza que controlaba Egipto, así como los altos del Golán sirios, o Cisjordania que controlaba Jordania en la Guerra de los Seis Días (1967) fue un claro mensaje del sionismo y sus aliados occidentales sobre el poder israelí.

Como decimos, esto ha generado hasta el presente un constante crecimiento de los desplazados y refugiados palestinos en Jordania, Siria, Líbano…, que en la actualidad se cuentan por más de 5 millones. Así como de los refugiados y desplazados dentro de los mismos territorios controlados por Israel, que hoy en día asciende a una suma de 250.000 palestinos. Por otro lado, la población reclusa palestina en cárceles israelitas es de más de 7.000 personas, motivando que sea el único país del mundo en tener un ministro de personas presas. La violación sistemática de los derechos humanos, con falta de movilidad, usurpación de tierras y recursos naturales básicos, la construcción de un muro, separando a los palestinos de Cisjordania de su tierra, o el genocida bloqueo de Gaza, no hace más que terminar de plasmar una realidad que ha generado la organización y respuesta palestina y del mundo árabe.

campos palestinos

Campo de refugiados palestinos (Fuente)

Resistencia dentro y fuera de Palestina

Como vimos, desde el Mandato británico, los sectores sociales palestinos se movilizaron para denunciar la situación de colonización y avance del sionismo, algo que se vio recrudecido tras 1948.

Organizaciones de distintas tendencias y representativos de distintos sectores de la población se fueron creando en los sucesivos años, desde Al-fatah, pasando por el Frente Popular para la Liberación de palestina (FPLP), hasta, en la década de 1980, Hamas. La resistencia del pueblo palestino ha tenido diferentes hitos que han quedado en la memoria del siglo XX, pudiendo destacar a la guerrillera Leila Khaled, militante del FPLP, quien fue la primera mujer en participar en el secuestro a un avión, en 1969, hecho que repitió en 1971. Estas acciones pusieron la causa y lucha palestina en boca del mundo, desde una óptica de la creación de un estado palestino socialista y laico, donde conviviesen árabes y judíos, algo que posteriormente se ha ido dejando de lado con el proyecto de los dos estados y el auge del islamismo.

leila

Mural con la icónica foto de la revolucionaria Leila Khaled en el Muro construido por Israel en Cisjordania (Fuente)

Posteriormente, cabe estacar la proclamación de la Primera Intifada en 1987, liderada militarmente primero por Hamas y posteriormente a nivel político y militar por la OLP y el Mando Militar Unificado, que pretendía expulsar a los israelíes de Gaza y Cisjordania y crear un gobierno propio. Esta Intifada u ofensiva palestina por el reconocimiento de sus derechos, termina en 1993 y propició los Acuerdos de Oslo a los que ya hemos hecho referencia. Precisamente, el mantenimiento de la situación de ocupación israelí y la falta de materialización de dichos acuerdos, potenciará la creación en el año 2000 de la Segunda Intifada, que finalizaría en el 2005 con la retirada de Israel de la Franja de Gaza, si bien el bloqueo israelí de dicho territorio continua hasta el presente. La respuesta sionista se basó en la extensión de la represión, el asesinato extrajudicial de prisioneros, la represión a familiares de los guerrilleros y militantes palestinos, en una clara violación de los derechos humanos.

La resistencia, hoy en día, y en un panorama dominado por las organizaciones islamistas, continúa. Tanto dentro, como fuera de Israel. Precisamente, recientemente, 1300 palestinos presos en cárceles israelíes, han comenzado una huelga de hambre, denunciando ante el mundo la situación de emergencia y falta de derechos que viven, además de la existencia de menores de edad encarcelados, que, al igual que sus compañeras y compañeros son sometidos a un régimen de aislamiento, torturas y prohibición de visitas familiares. En las calles palestinas se han solidarizado con la organización de protestas y manifestaciones, algunas de ellas reprimidas cruelmente y con 11 heridos en la ciudad de Ramala. Y mientras los asesinatos siguen, siendo el más reciente, el pasado 8 de mayo, el de la joven Fátima Afif Abdelramán Hjeiji de 16 años, tras recibir 20 disparos en la Puerta de Damasco por parte de las fuerzas militares israelíes. Las campañas denunciando la impunidad del genocidio israelí, o del bloqueo a Gaza, se suceden en el resto de países, mediante campañas como el BDS (Boicot, Des-inversión y Sanciones) a Israel o el reconocimiento de Espacios Libres de Apartheid Israelí (ELAI), que está sumando apoyos en diferentes campos, desde el cultural, académico, comercial, político, institucional, etc. Un 15 de mayo más, recordamos la existencia de este estado de guerra continuado que es Palestina, y animamos a participar activamente en las actividades para honrar la resistencia de la población palestina luchadora, desplazada, encarcelada; y para denunciar al Estado de Israel y su política sionista, que impide que ningún horizonte de paz sea posible.

guerrilla

Imagen actual de combatientes palestinos (Fuente)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s